Hay cosas que no gustan a todo el mundo y hoy queremos que las conozcáis. Estas son las 10 cosas que los invitados odian de una boda. ¡Tomad nota!

Que la boda coincida con otro evento

Hay veces que una boda coincide con el final de una copa. Los invitados no lo dicen pero lo odian. Antes de fechar vuestro gran día, intentad hacer una investigación a fondo y aseguraos de que no coincida con nada. Hay eventos que son imperdonables para algunos invitados y no queremos escuchar ninguna queja de parte de estos. De todas formas, mantened todo bajo control. Si vuestra boda coincide con un partido de fútbol importante, intentad poner alguna pantalla para después de la celebración.

Problemas de tiempo

Algunos invitados se desesperan muy pronto. Intentad no hacerlos esperar y si os retrasáis por cualquier cosa, tened algo preparado para llenar el tiempo.

Que la comida o la cena se sirva tarde

Aunque haya un cóctel de 10, hay invitados que querrán la comida principal. Después de la recepción, el primer plato se debe servir de unos 3 a 45 minutos después.

Las colas para el baño o para la barra libre

Asegúrate de que el lugar elegido para vuestra boda, tiene las instalaciones adecuadas para acomodar a todos tus invitados: que haya baños suficientes, espacio suficiente para bailar, y camareros para todos los invitados. (Se recomienda 1 por unos 30 invitados)

Demasiadas canciones lentas

Aburren. Así como muchas canciones rápidas seguidas. Algo intermedio es lo justo.

 Discursos muy largos

Los discursos largos se hacen pesados. Estamos seguros de que tus invitados disfrutarán más de unos discursos cortos y graciosos que uno largo con mucho sentimentalismo. Si los discursos son muy largos, poco a poco perderán el interés y se acabarán quejando. ¡No queremos eso!

 Que no haya la suficiente comida

Queremos que los invitados hablen bien de la boda y si falta comida, falta todo. La comida es lo más esencial y lo que más recuerdan los invitados. Intenta que todos coman bien y no falte de nada, tampoco bebida.

Que el seating no sea claro

Los invitados deben poder determinar claramente dónde están sentados. Asigna las mesas con un seating claro. Luego, en las mesas, también puedes utilizar sittings. El invitado no tendrá ninguna duda.

Forzar una boda al aire libre

Puede que siempre hayas querido una boda al aire libre pero hay veces que no se puede por las condiciones climáticas. Si llueve o hace un poco más frío de lo normal, está claro que a tus invitados les resultará incómodo una boda al aire libre.

Que los recién casados no saluden

Quizás no tengáis tiempo para pasar media hora con cada invitado, pero qué menos que pasar mesa por mesa para saludar a vuestros invitados y agradecerles su compañía en este día tan especial.

Fuente: SALOMÉ VALVERDE  www.luciasecasa.com